Palabras del Gerente General

El mundo es enorme y nosotros somos pequeños, tan pequeños como una mota de polvo en el universo, podemos ser insignificantes. Somos un miembro de la familia grande de Yankuang Group y nada más. Precisamente por esto, heredamos el gen poderoso de la fisión y la polimerización de esa familia. En el proceso de la globalización de Yankuang Group, somos un tentáculo que fue dispuesto en el mercado de América Latina y nada más, pero detrás de ese pequeño tentáculo, existe el apoyo sólido de una industria multi-categórica. Por lo tanto, tenemos la capacidad de hacer pequeñas cosas para la cooperación económica en América Latina y para la necesidad del pueblo.

 

El mundo es ruidoso y nosotros estamos muy tranquilos, tan tranquilos que no se puede oír nuestras voces ni siquiera en el poderoso Internet. Estamos arraigados en la cuna de la cultura confuciana, desde allí podemos ver la cima del Monte Tai, la montaña más apreciada entre las cinco montañas sagradas. En 1999 llegamos a esta tierra Latina tan hermosa y apasionada. Recibiendo la influencia de la grandiosa cultura Inca, se estableció nuestro nuevo hogar. En esta familia se encuentran los hermanos venezolanos y ecuatorianos, también están las hermanas peruanas y colombianas......Aquí nosotros hemos colocado el primer riel de ferrocarril, también en las minas valiosas hemos explotado oro deslumbrante para el pueblo de América Latina. Renunciamos a todos actos de grandilocuencia, sólo queremos hacer pocas cosas para los pueblos de los países en América Latina.

 

El mundo es muy complejo, nosotros somos simples, tan simples que nuestra visión sólo se enfoca en convertir nuestra empresa a la empresa internacional más honrada en América Latina y una de las empresas con más alta rentabilidad per cápita por medio de nuestros esfuerzos incansables. No perseguimos la escala, nos aferramos al valor de la producción. Nosotros debemos tener la máxima flexibilidad para adaptar el cambio del tiempo y del ambiente. Desde 1840, la centenaria historia de la humillación de la nación china nos ha enseñado a odiar y despreciar cualquier acto del robo y saqueo. Nosotros no tenemos el miedo a la competencia, el objetivo de la competencia no es para vencer a otro, sólo sirve para seguir superándose uno mismo. “No hagas las cosas malas aunque puedan ser insignificantes. No renuncies a hacer las cosas buenas aunque sean asuntos menores.” Este dicho chino nos enseña que para esta visión sencilla que sea cumplida, debemos hacer todo lo posible y sólo podemos hacer las cosas buenas.

 

La germinación es la misión de la semilla, el crecimiento es la bendición del sol. El verdoso brote tierno bañándose en el sol colorido y manifestando su vigor y vitalidad. Él sabe que la tormenta le golpeará, aun más lo sabe cuán grande y cuán alto el cielo es.

 

Yankuang Group América Latina, existe para vivir!


Gerente General:

©2015-2017 Yankuang Group América Latina